Seleziona una lingua:
  • Italiano
  • English
  • Deutsch
  • Français
  • Español
  • Русский
[*] default_caption_text
[*] default_caption_text
[*] default_caption_text
[*] default_caption_text
[*] default_caption_text
[*] default_caption_text

Extranjeros en Venecia

Los Rusos en Venecia
Los Rusos en Venecia
Paseando entre las calles de Venecia se pueden visitar los lugares frecuentados por los más famosos personajes rusos que vivieron en la ciudad: Cajkovskij, que compuso aquí la IV sinfonía, Aleksander Trubetzkoj, propietario durante un periodo de la Ca’ d’Oro, Iosip Brodskij, con su Marca de agua, personal tributo a Venecia, ciudad en la que pasó 19 inviernos y en la que pidió ser enterrado, los cafés y los restaurantes que más apreciaba y, por último, el cementerio de la isla de San Michele (San Miguel), donde yacen, además de Brodskij, Djaghilev y Stravinskij.
Los Armenios en Venecia
Los Armenios en Venecia
La República Serenísima ha sido partner o socio privilegiado de los Armenios desde la Edad Media. La historia de estas intensas relaciones seculares puede ser reconstruida visitando los lugares que fueron su escenario: la iglesia de Santa Croce (la iglesia de la Santa Cruz), el imponente palacio Ca’ Zenobio y, por último, la isla de San Lazzaro degli Armeni (San Lázaro de los Armenios), con su rica colección de pinturas y de antiguos manuscritos.
El Ghetto
El Ghetto
En 1516 el Gobierno de la República de Venecia asignaba forzosamente a los judíos un lugar de residencia: se inauguraba así el primer ghetto de la historia. Segregada pero también protegida de los ataques externos, en su “pequeña isla” la comunidad hebrea ha construido, no sólo sus viviendas, sino también sus sinagogas, que aún hoy se pueden visitar.
Griegos y Dalmatas
Griegos y Dalmatas
Las comunidades griega y dálmata, con las que la República de Venecia mantuvo siempre relaciones comerciales, han dejado importantes ejemplos de su propia cultura: la iglesia ortodoxa de San Giorgio dei Greci (san Jorge de los Griegos), la colección de iconos bizantinos y la Escuela de San Giorgio degli Schiavoni (San Jorge de los Eslavos) con las obras maestras de Vittore Carpaccio.